¡Regístrate y recibe un 15% de descuento en tu primera compra!

Beneficios y propiedades del aceite de oliva

Beneficios y propiedades del aceite de oliva

Ya es reconocido por todos los expertos que el aceite de oliva posee muchas propiedades beneficiosas en diferentes usos, y sobre todo en el consumo.

El aceite de oliva aporta muchos beneficios para la salud como alimento y esto tiene mucho que ver con la cantidad de ácido oleico y polifenoles (antioxidante natural) que tiene el llamado “oro líquido”.

En los últimos 50 años, gracias al avance de las investigaciones, se han ido descubriendo una gran cantidad de propiedades beneficiosas para el ser humano, destacando su poder antioxidante, de prevención de enfermedades y de cuidado de la belleza corporal.

Enseñamos una lista de las que se han probado científicamente y corroboradas por diversos estudios hechos por profesionales.

La que todo el mundo ya conoce, es que aunque sea una grasa -algo que en principio parecía una desventaja-, es buena para el sistema cardiovascular y el famoso colesterol, gracias al ácido oleico que tiene.

Partiendo de este beneficio que ya es indiscutible en toda la ciencia médica, se han ido descubriendo otros aspectos positivos que ya no están directamente relacionados con el ácido oleico, sino con otros componentes que se encuentran en el aceite de oliva. Se ha probado que el aceite de oliva aporta antioxidantes que evitan o reducen variados procesos oxidativos en el cuerpo humano y que estos están relacionados con múltiples dolencias que padece.

Por todo ello, cobra más valor la importancia de un buen aceite de oliva y, aunque existen muchos tipos de aceites de oliva, especialmente el virgen extra es el que más efectos beneficiosos tiene.

Nombramos ahora una serie de beneficios y propiedades especiales que tiene el aceite de oliva:

1.- Controla mejor las enfermedades cardiovasculares y el colesterol

Este fue el primer gran descubrimiento de los beneficios del aceite de oliva, todo ello se recoge en el prestigioso estudio de las siete naciones. Fue el inicio de las investigaciones más profundas sobre la ventaja de consumir aceite de oliva.

Anteriormente el concepto de grasas siempre se veía de forma negativa, pero a raíz de la presentación de esta investigación, se comenzó a hablar de que existían grasas saludables en la dieta y el consumo, y el aceite de oliva era una.

El colesterol se divide en dos niveles, colesterol malo (LDL y VLDL) y colesterol bueno (HDL). Cuando se consumen grasas suele aumentar el colesterol malo, lo que hace aumentar los riesgos de enfermedades cardiovasculares, sin embargo, el aceite de oliva, gracias al ácido oleico de la serie Omega 9, tiene una gran ventaja cuando se consume: disminuye los niveles de colesterol malo (LDL y VLDL) en la sangre y aumenta los niveles del colesterol bueno (HDL).

El aceite de oliva está formado principalmente por grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas.

Los expertos dicen que se consuma para mejorar:

  • Controlar el colesterol
  • Mejorar la circulación en piernas y brazos
  • Disminuir la presión arterial
  • Mejorar los dolores de varices

2.- Mayor eficiencia frente a la incidencia del cáncer

Esto se debe a que los médicos saben que la incidencia de algunos tipos de cáncer está estrechamente relacionada con la alimentación que tomamos en el día a día.

Diversos estudios científicos han conseguido demostrar el efecto protector que produce el aceite de oliva sobre los cánceres de intestino y colon, y también tiene relación sobre el cáncer de páncreas, endometrio, próstata y de mama.

Como se puede comprobar, según los expertos, la alimentación esta estrechamente relacionada con estos tipos de cánceres. En los estudios profesionales realizados se demostró una reducción media de entre un 25% y 10% en función del tipo de cáncer en personas observadas con alto consumo de aceite de oliva en su dieta diaria. Según plantean en las investigaciones, las enzimas del polifenol que tiene el aceite de oliva provocan la muerte de la célula cancerosa sin alterar las células sanas.

Estos datos demuestran que en algunos tipos de cánceres se reduce la probabilidad de padecerlos si se consume de forma habitual.

Según los estudios, el efecto protector del aceite de oliva se debe a la acción conjunta del ácido monoinsaturado, más estable frente a procesos oxidativos, y de las sustancias antioxidantes presentes en los aceites de oliva vírgenes.

3.- Ayuda a mejorar a la hipertensión

Igual que hemos escrito sobre los beneficios sobre el colesterol, los profesionales se han dado cuenta que hay una relación directa entre la alimentación de una persona y la presión arterial.

Se ha demostrado por diferentes estudios que el consumo habitual de aceite de oliva ejerce un efecto positivo y reductor tanto de la presión máxima (sistólica) como de la mínima (diastólica). Y esta mejora de la tensión se debe a la disminución del óxido nítrico en el flujo sanguíneo, que viene provocada por la presencia de los polifenoles presentes en el aceite de oliva.

4.- Lucha mejor contra la diabetes

Según los estudios, si se mantiene una dieta saludable, que además incluya el aceite de oliva de forma habitual en las comidas, se mejora el control de la glucosa en sangre y aumenta la sensibilidad a la insulina para que se genere de forma correcta.

Esto significa, que si tomas una dieta que tenga como base las verduras, frutas, legumbres y cereales, la aportación del aceite de oliva aumenta los beneficios de comer más sano.

Las investigaciones han observado que hay mejoras tanto en la diabetes tipo I como tipo II con el consumo de aceite de oliva virgen extra.

Lo que se demuestra que el aceite de oliva se incluye dentro de las comidas que son saludables y beneficiosas de tomar todos los días.

5.- Ayuda a combatir la artritis y dolores articulares

Investigaciones y publicaciones recientes sí señalan que la ingesta de aceite de oliva virgen puede reducir el riesgo de desarrollar artritis reumatoide, como ya hemos explicado con otras enfermedades.

Todo esto se debe al oleocantal, compuesto natural antinflamatorio que tiene el aceite de oliva, y que se ha demostrado que reduce los dolores de nuestras articulaciones y de los músculos.

Se ha demostrado que si se combina en la dieta el aceite de oliva con pescados ricos en omega los efectos de reducción de dolor se amplían.

6.- Mejora el aparato digestivo

El aceite de oliva como grasa saludable que es, aparte tiene unas propiedades que afectan de forma positiva al aparato digestivo.

Según los estudios el aceite de oliva:

  • Reduce la movilidad gástrica, y por tanto reduce el paso del contenido gástrico desde el estómago hacia el duodeno. Esto genera una sensación de saciedad, que favorece tanto la digestión como la absorción de nutrientes en el intestino.
  • Impide la absorción del colesterol. La presencia de sitosterol en el aceite de oliva virgen es el responsable de este efecto.
  • Reduce la secreción ácida gástrica. Esto ayuda a tener digestiones menos pesadas. Aumenta el PH del organismo porque favorece la absorción de magnesio, hierro y calcio.
  • Cierta acción laxante. Gracias a ello reduce el estreñimiento y la halitosis. Algunos expertos dicen que una ingesta por las mañanas en ayunas, esto ayuda al tránsito de forma natural, sin necesidad de tomar otras pastillas.

7.- Retrasa el envejecimiento de cuerpo humano y de la piel

Según las últimas investigaciones el aceite de oliva virgen extra, gracias a su contenido en antioxidantes naturales, ayudan a suplir la producción interna de antioxidantes y reducir los efectos de la oxidación en el cuerpo humano.

Según los expertos, el envejecimiento del cuerpo se asienta en procesos de oxidación provocados por los radicales libres. El cuerpo reacciona a esta oxidación con la creación natural de antioxidantes pero conforme sumamos años la producción de estos antioxidantes se va reduciendo, y por ello, las investigaciones dicen que el aceite de oliva ayuda a su producción.

Este efecto, muchos investigadores lo están intentando relacionar con la longevidad de las personas que toman una dieta mediterránea.

Estos antioxidantes también actúan sobre el envejecimiento de la piel, que con el paso del tiempo se produce el adelgazamiento de la dermis y de la epidermis, la fibrosis del colágeno y la merma de elastina, todos los elementos esenciales para tener una piel sana. Con esto lo que conseguimos es retrasar la aparición de arrugas en nuestra piel, y sobre todo, las de la cara.

El aceite de oliva es muy permeable, y por ello se usa en cosmética, aparte de los beneficios de antienvejecimiento que ya hemos explicado. El aceite de oliva para la piel es un elemento con gran capacidad antioxidante

Según los profesionales, aparte de los efectos de la piel, también le da más dureza a las uñas y mayor vitalidad al cuero cabelludo con efectos que se notan en la calidad del cabello.

Se ha descubierto también que el consumo de aceite hace que se añada una capa protectora en la piel, tanto por su consumo como por aplicación directa.

8.- Propiedades beneficiosas sobre hígado, la vesícula biliar y el páncreas

Otro de los beneficios que se han estudiado es que el aceite de oliva actúa de forma positiva sobre la vesícula biliar asegurando su vaciado completo, esto lo hace gracias a que estimula la síntesis de sales biliares en el hígado e incrementa la secreción hepática del colesterol. Muy indicado para pacientes con hígado graso.

Como consecuencia de estos efectos se previene la aparición de cálculos biliares.

También se ha demostrado en estas investigaciones que la acción de los antioxidantes del aceite de oliva virgen y sus vitaminas benefician a las células hepáticas, las que están en el hígado, y sobre todo a los enfermos afectados por alcoholismo crónico, haciendo que disminuya su estrés oxidativo.

Aceites de oliva

3.06
3.06
3.06

9.- Potencia el sistema inmunológico frente a los virus o las bacterias

Actualmente el tema de los virus y las pandemias han traído a primeros titulares la lucha contra ellos.

Los investigadores, en sus estudios, ya plantean que el aceite de oliva virgen es un gran aliado contra infecciones bacterianas y víricas.

Todo esto se debe a que su ingesta, como la de otros alimentos saludables, aumenta la cantidad de células que participan en el proceso defensivo del cuerpo humano, generando una mayor resistencia ante agentes patógenos externos.

En cuanto a las bacterias, los estudios han demostrado que es eficaz contra Helicobacter pylori, un tipo de bacteria que puede causar úlceras y cáncer de estómago.

Más concretamente las investigaciones muestran que es eficaz contra ocho distintas cepas de esta bacteria, tres de las cuales son resistentes a los antibióticos. Los estudios han demostrado que 30 gramos de aceite de oliva Virgen Extra pueden eliminar la infección por Helicobacter pylori en el 10-40% de las personas en tan sólo 2 semanas.

10.- Aportación de Vitaminas A, D, E y K

Es una alimento rico en muchas vitaminas, que generan varios beneficios directos con su ingesta:

  • Vitamina A: ayuda al mantenimiento de los huesos, dientes, piel y de los tejidos blandos, así como también al desarrollo de la vista y la prevención de infecciones dado que es esencial en el sistema inmune.
  • Vitamina D: muy importante para mantener unos huesos sanos. Esta vitamina ayuda a absorber y regular el calcio y fósforo en la sangre.
  • Vitamina E: una vitamina liposoluble que se convierte en el mejor antioxidante que tiene el cuerpo humano. Aparte tiene las propiedades de que protege de virus y bacterias y ayuda a mantener el sistema inmunitario.
  • Vitamina K: actúa en el crecimiento del cuerpo humano, y afecta también en la coagulación de la sangre. Es un elemento esencial para el crecimiento.

11- Ayuda a perder peso

En este aspecto, aunque existe cierta polémica por ser una grasa y su recomendación de disminuir el consumo, es decir, que debe ser moderado, pero no erradicado de las dietas para adelgazar.

Lo que sí han demostrado los estudios es que el consumo de aceite de oliva ayuda a acelerar el metabolismo y eliminar grasas no saludables.

A su vez, como ya hemos comentado anteriormente, su efecto saciante del ácido oleico reduce las ganas de tomar mayores ingestas de alimentos.

No es que la toma de aceite de oliva adelgace -además al ser una grasa hay que controlar su consumo, como dicen los especialistas- pero si se ha demostrado que en bajo consumo produce beneficios en las dietas de adelgazamiento.

La oleiletanolamida que aporta el aceite de oliva, un compuesto derivado del ácido oleico, el cual se ha demostrado científicamente que tiene capacidad de promover la aceleración del metabolismo y su consumo energético, algo muy importante cuando la intención es perder peso.

12- Estimula la memoria y la creación de tejido cerebral

Como ya hemos comentado, el aceite de oliva es una fuente de vitaminas E y K, las cuales según los estudios son muy importantes para mantener una salud cerebral normal, proteger a la memoria, ayudar en la capacidad de aprendizaje y reducir en gran medida el riesgo de enfermedad de alzheimer.

A todo esto hay que añadir lo que ya hemos comentado, que los efectos de los polifenoles ayudan a proteger el cerebro de la oxidación diaria causada por toxinas que tenemos en el cuerpo, además de todo esto también potencian el nacimiento de nuevas neuronas.

El aceite de oliva contiene polifenoles, y según se ha descubierto, las personas que se alimentan de una mayor cantidad de grasas de este tipo, suelen tener una mejor memoria, y aquellas que consumen grasas monoinsaturadas gozan de mejores funciones cognitivas, funciones metabólicas y un mayor desarrollo cerebral.

13- Ayuda a tener una dieta diaria equilibrada

Se ha aclamado por especialistas la famosa “dieta mediterránea”, actualmente es considerada como una de las dietas de comida más saludables y equilibradas que existen en las diferentes zonas del mundo.

Una dieta que previene o retrasa la aparición de muchas enfermedades y parte de este beneficio se debe a la aportación del aceite de oliva.

En la dieta mediterránea las aportaciones son:

30 a 35% grasas. En este aspecto destaca el papel del aceite de oliva, rico en grasas monoinsaturadas, que pertenecen al grupo de las grasas saludables y que producen grandes beneficios para el cuerpo humano..
50 a 55% carbohidratos ( ricos en fibra y naturales)
10 a 12% proteínas.

14- Mejora los procesos en ayunas

Otro beneficio del aceite de oliva, es tomarlo en ayunas por las mañanas, recién levantados, lo que suelen decir “una cucharada de aceite de oliva Virgen Extra al levantarse”.

Durante el periodo de dormir, normalmente por la noche, el cuerpo pasa por diferentes estados, siendo el más conocido la hipoglucemia, y cuando nos encontramos en ese estado se absorben con mayor eficacia lo primero que tomemos.

Por esto, es porque se recomienda la toma de aceite de oliva en ayunas, dado que los nutrientes que tiene se asimilar más rápidamente en nuestro cuerpo, consiguiendo con ello que sus beneficios sean más efectivos que si lo tomamos dentro de una comida normal.

Como ya hemos explicado, si se toma aceite de oliva en ayunas se aumentan los efectos de la reducción de la acidez gástrica, gracias a que forma una película en la pared gástrica, y todo ello favorece el tránsito intestinal.

¿Qué cantidad diaria es recomendable consumir de aceite de oliva?

El estudio PREDIMED (PREvención con DIeta MEDiterránea) publicado originalmente en The New England Jornal of Medicine, declaraba que la cantidad diaria recomendada de Aceite de Oliva Virgen Extra es 40ml aproximadamente.

¿Qué tipo de aceite de oliva debemos tomar?

El mejor aceite de oliva que podemos tomar es el aceite de oliva Virgen Extra, escrito de forma más técnica como “AOVE”.

En es el producto líquido (zumo de aceite natural, podemos decir), que se obtiene de la primera prensa de las olivas maduras. Las grasas representan entre un 98% y un 99% de su peso.

El aceite de oliva Virgen Extra es, por tanto, el más recomendado para su consumo y para conseguir mejor los beneficios que hemos expuesto en este artículo.

Los otros tipos de aceites: aceite de oliva virgen, aceite de oliva refinado (intento, suave…), aceite de girasol o el aceite de orujo, tienen menos propiedades. La diferencia entre estos aceites es que se van envasando según el número de prensadas que lleva la aceituna y su pasta.

Para corroborar esta afirmación, los expertos dicen: “teniendo aceite de oliva Virgen Extra, utilizar el de semillas es un error. Son más ricos en grasas poliinsaturadas, que tienen más capacidad de oxidarse. El AOVE, en cambio, está más protegido frente a la oxidación”.

Otro detalle a tener en cuenta es que existen muchas variedades de aceite de oliva en cuanto a otros elementos que se le añaden, como la trufa, el limón, la albahaca, la guindilla, el ajo, etc.

Pero como no hay alimento perfecto, el aceite de oliva, según sus variedades también puede tener sus contraindicaciones, lo mejor es preguntar a tu médico y que te aconseje mejor sobre cualquier asunto relacionado con la salud y el aceite de oliva.


Referencias:

  • PREDIMED. Unidad de Nutrición Humana, Hospital Universitario Sant Joan de Reus, Departamento de Bioquímica y Biotecnología, Facultad de Ciencias de la Salud de Reus, Instituto de Investigación Sanitaria Pere y Virgili, Universidad Rovira i Virgili, Reus. Centro de Investigación Biomédica en Red, Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición, Instituto de Salud Carlos III, Madrid.
    España.
  • OleoCienciaNews. Noticias Científicas del Olivar.
  • Neurology.org.C. Samieri, C. Féart, C. Proust-Lima, E. Peuchant, C. Tzourio, C. Stapf, C. Berr, P. Barberger-Gateau
  • Universidad de Córdoba. Equipo investigadores del Departamento de Biología Celular, Fisiología e Inmunología de la Universidad de Córdoba.
  • Aceite de oliva y salud ósea. M Rubert, B Torrubia, M Díaz-Curie, C de la Piedra.
  • Aceite de oliva y salud.Israel Jesús González Moreno, Raquel Valderrama Rodríguez departamento de Biología Experimental